Celebramos el día mundial del medioambiente

05/06/2020

Desde que en 1972 tuviera lugar la Asamblea General de las Naciones Unidas, cada 5 de junio, se celebra el Día Internacional del Medioambiente. Una fecha importantísima para sensibilizar a los gobiernos y a la ciudadanía sobre cuestiones de ecología y protección del medio.

Cada edición se centra en un tema de especial relevancia para la preservación del medioambiente. Si el año pasado fue la lucha contra la contaminación del aire, este año 2020, que se celebra en Colombia, el tema es la Biodiversidad.

Las recientes catátrofres mundiales, como los incendios de Australia o Brasil o la pandemia del coronavirus, están poniendo en evidencia la necesidad de tomar medidas urgentes para frenar la destrucción del planeta y su biodiversidad. 

Es un hecho que existe una relación de causa-efecto entre la acción del ser humano y la destrucción del planeta y parece que la naturaleza nos lo está diciendo alto y claro. Por eso, no hay mejor día que hoy para escucharla y tomar partido ya sea en una conferencia en la otra punta del mundo, en una manifestación o en tu propio hogar.

 

Por qué es importante la biodiversidad?

La biodiversidad es la variedad de seres vivos (animales y plantas, desde bacterias hasta hongos) que viven el planeta tierra. 

Todas estas especies habitan un ecosistema determinado (bosques, océanos, arrecifes, etc.) que es importante mantener en condiciones óptimas para que pueda desarrollarse la vida. 

Estos ecosistemas ricos en biodiversidad sirven para proveer a las especies de alimentos y materias primas, proteger el sistema inmunitario, purificar las aguas, limpiar el aire, etc. Por lo tanto, mantener los diversos ecosistemas es fundamental para la existencia del ser humanoPor lo tanto, si nos cargamos eso, nos estamos cargando nuestras opciones de futuro. 

De la naturaleza viene el aire que respiramos, el agua que bebemos y la comida con la que nos alimentamos. Cada especie juega un papel fundamental manteniendo el equilibrio de su propio hábitat y su desaparición está directamente relacionada con la aparición de nuevas enfermedades y virus

Actualmente existe más de un millón de especies en peligro de extinción y es un proceso que, lejos de estancarse, aumenta a un ritmo vertiginoso. 

Causas de la pérdida de la biodiversidad

Los principales factores de destrucción de la biodiversidad y su ecosistema están relacionados con la acción del ser humano sobre el planeta:

– CAMBIOS EN EL USO DEL SUELO: la demanda abusiva de alimentos y recursos ha provocado la deforestación, degradación y desertización de más de un tercio del suelo. 

– SOBREEXPLOTACIÓN DE PLANTAS Y ANIMALES:  la pesca intensiva, la tala o la caza furtiva son causantes de la desaparición de los hábitats naturales. Pero también el actual modelo de consumo de estos recursos. 

– LA EMERGENCIA CLIMÁTICA: el aumento de las temperaturas provoca el calentamiento global y el efecto invernadero, la acidificación de las aguas, el derretimiento de los casquetes polares, el aumento del nivel de las aguas…

CONTAMINACIÓN: atmosférica y marina. ¿Quién no ha oído hablar de microplásticos, pesticidas, fertilizantes o la capa de contaminación de algunas ciudades ?

– ESPECIES INVASORAS: que proliferan con el flujo de movimiento propio de la globalización y que rompen el equilibrio propio de los ecosistemas, actuando como parásitos y depredadores de las especies autóctonas. 

¿Cómo podemos frenar la pérdida de biodiversidad?

Como principales causantes de la destrucción de la biodiversidad y sus ecosistemas es responsabilidad de los seres humanos detener este proceso y salvaguardar el planeta. Como en cualquier ámbito, todo empieza por la información. Conocer el problema y sus causas, aprender a combatirlo, difundir ese conocimiento y actuar de manera comprometida. Échale un vistazo a este enlace    

Los gobiernos y las grandes empresas tienen mucho que hacer al respecto y tienen las armas para combatirlo a gran escala pero no hay que subestimar el compromiso personal para luchar contra la pérdida de la biodiversidad. Como ciudadanos y consumidores tenemos un poder muy valioso: si nosotros cambiamos nuestro modelo de consumo ellos cambiarán su modelo de producción. Debemos exigírselo.

Así que, ¿qué podemos hacer en el día a día para proteger la biodiversidad y su hábitat? 

– Controla tu alimentación incorporando alimentos más amigables con el medioambiente y reduce el consumo de carne y derivados animales. 

– Ponte verde: decora con plantas tu casa, construye un huerto urbano, si no tienes mucho espacio, móntate un jardines verticales o participa en un huerto comunitario; la cuestión es que llenes cualquier lugar con plantas. Es que además son bonitas!

Elimina los objetos de un solo uso. Rechaza sistemáticamente los desechables y piensa en la vida útil de todo lo que tienes a tu alrededor y cómo puedes alargarla. No pienses sólo en los plásticos, ve un poco más allá: ¿Qué alternativas tengo a las servilletas de papel? ¿Esa lata puede convertirse en un cenicero? ¿Qué hago con ese retal? En seguida vas a ver cómo reduces los residuos en casa y además te vas a divertir haciendo manualidades.

– Recicla todo lo que puedas. Si después de intentar poner en práctica el punto anterior ves que no es posible darle más uso a ese objeto o material, recíclalo. Localiza tu punto verde más cercano y además de llevar allí tus cosas, consulta tus dudas: cómo funcionan, cómo se separan los diferentes residuos, a dónde van a parar después de allí. La información es poder.   

– Viaja y desplázate más sostenible. Intenta no dejar huella de CO2 en tus viajes o al menos redúcela. Muévete en bici o con medios de transporte menos contaminantes, prioriza el uso del transporte público y, si no es posible, utiliza transporte eléctrico o comparte. Si has de viajar en avión, evita las escalas. Y si no, trata de compensar tu huella energética. Hay varias webs y aplicaciones que te pueden ayudar. 

– Reduce el uso de tóxicos tanto para la higiene personal como para la limpieza del hogar. Son igual de efectivos y no matan ballenas 🙂 Y si te animas, hasta los puedes hacer en casa. 

– Consume local. No sólo ayudas a pequeños productores y comerciantes sino que reduces las emisiones de CO2 y la contaminación provocadas por el transporte de mercancías. 

– Haz apostolado. Con peores causas hemos visto mejores resultados así que ponte en marcha y predica con el ejemplo. Recuerda que el cambio empieza en ti y que si tú dejas de consumir, ellos dejarán de producir. 

 

 

                                            …. Y el bonus track del artículo!! Échale un vistazo a esta guía práctica para 

                                                                           el Día Mundial del Mediambiente …

Comparte en redes sociales con el hashtag #PorLaNAturaleza y #DiaMundialDelMedioambientet

× Hola! En qué podemos ayudarte?